Inicio GADO Golftitud, sudor y lágrimas en Las Cañadas